El sol y la Luna

La #petitaarlet se empieza a interesar por algunas cosas de la vida cuotidiana; o mejor dicho, de cosas que va observando en la naturaleza.

Y que hay más natural que el paso biológico de los días. El día, la noche, el sol, la luna… así que investigamos juntas!

El primer recurso fue estas piedras pintadas que son de fácil llevar. La #petitaarlet necesitava algo que le recordara el dia y la noche, el sol y la luna, en el momento que salíamos a pasear.


Como cada semana vamos a la biblioteca, buscamos libros sobre el tema:


Para la Mesa de Luz, aunque Arlet no la usa mucho, encontré estas piedras del sol y la luna traslúcidas:


Y cada mañana, en la ventana, cuando nos despertamos a agradecer el día de hoy; tenemos estas representaciones tan bonitas! 


A disfrutar! 

Anuncios

Mi segundo parto – El nacimiento de Gaia

Cada positivo, cada gestación, cada nacimiento, cada lactancia, cada hijo… son únicos. Aunque están fabricados por la misma mujer y el mismo hombre. Que, en realidad, no son los mismos, porque ya son familia y ya viven en otra etapa de sus vidas.

El positivo de la #petitagaia fue de risa, fue un zas! del Universo en toda regla. Justo cuando manifestábamos públicamente que solo íbamos a tener una hija… al cabo de dos semanas de malestar me decido hacer un test. Convencidos de que iba a salir negativo… ¿como voy a estar embarazada? ¡Si no tengo la menstruación, la #petitaarlet aún hace mucha teta! ¡Si podemos contar con una mano las veces que nos hemos “encontrado” en estos 20 meses! Fui a la farmacia y pedí el test más económico, el predictor. Y antes de clase de yoga… antes del minuto que dicen que debes esperar… estaban dos rallitas muy muy marcadas.

¡Uau! Mensaje de whattsapp a Medio Limón… podemos con todo! ¡Euforia! ¿Euforia? ¿Pero no estábamos convencidos de tener solo una? Pues no, no era el mensaje que le estábamos enviando al Universo.

La gestación fue plácida, agradable, y una gestación con otra peque muy activa que solo te permite pocos momentos de conexión con esta nueva alma. Pero que son momentos muy intensos y vivenciales. Aunque tenía la experiencia de otra gestación (totalmente diferente, la podeís leer aquí) el acompañamiento del Equip Mudra fue un regalo, por segunda vez, que iba a disfrutar. Pero de manera distinta, quería tranquilidad y conexión con Gaia, y ellas (Paloma y Marga) me permitieron una gestación a mi ritmo. Si, es verdad, no pude asistir a tantas clases pre-parto como me gustaría, pero a cambio, hicimos rituales en familia para recibir a Gaia y despedir la etapa de hija única de Arlet. Un regalo, sin duda.

659 Pintapanxes

Gaia escogió su nombre, escogió cuando tenía que nacer y hasta cuando me tenía que preparar yo para recibirla. Tuve 20 días de pre-parto, contracciones que empezaban después de cenar y que acababan hacia las 2 de la madrugada. Y al día siguiente al ritmo de Arlet, fue agotador. Aun así, nunca acabamos de llamar a las matronas. Estaba segura de que un día tendría la certeza de que sí que era el día elegido, y con paciencia así fue!

A la semana 41+1 empezaron las contracciones a la misma hora de siempre. Ese día, Arlet no quería dormir, y o necesitaba que lo hiciera porque eran muy intensas. Hacia las 12 de la noche se durmió y entonces empezó el baile. Me retiré con mi pareja a otra habitación al lado, con la pelota. Allí poco a poco las contracciones fueron aumentando y sobre la 1 pedí que llamara a las matronas.

Lo que fue pasando a partir de este momento son flashes míos y cosas que me han contado mi pareja, las matronas y acompañantes ya que entré en un estado salvaje del que pocas cosas recuerdo… Me dolía mucho, muchísimo y Paloma ya estaba allí. Me entendía, y me cuidaba, yo simplemente notaba su energía.

Me propuso hacer una bañera con agua calentita; y aunque no soy nada acuática me dolía tanto que acepté. Una de las cosas que quería vivir en este parto era hacer más llevadero el dolor, aunque no sabía que en este parto tan rápido el dolor sería tan fuerte… hora corta dicen… Y no lo conseguí.

Cuando entré en la bañera grité y grité. Era lo que necesitaba. Abrirme, gritar (¡hasta pedir que me llevaran al hospital!). Las manos de Marga que me acariciaban y me transmitian tranquilidad a mi lado; la presencia de Paloma; la energía de Laura y la fuerza de Marta me acompañaban. Y esta vez necesitaba a tod@s.

Y dentro de la bañera, cuando a mi me parecían horas y horas, o más bien había perdido la noción del tiempo… Marga dijo: “se ve la cabeza!” y seguidamente: “Ui ya ha salido!” Y yo solo notaba el fuego y las ganas de empujar a Gaia hacia la vida, tan rápido que de golpe ya estaba entre nosotros. A las 4.08, salvaje e intensa!

f.802

Marga le sacó una vuelta de cordón, tan rápido que ni me di cuenta y la pude estar abrazando. Y enseguida, cuidándonos, nos prepararon una cama calentita donde pudimos estar abrazados los tres tanto tiempo como quisimos.

Una de las cosas que más disfruté fue los cuidados de Marga y Paloma. Sentirme mimada en un momento tan mágico, tan cuidada antes, durante el parto y después. Sin desgarro, con la placenta fuera que pudimos observar y guardar, todo con un ritmo pausado y con mi preciosa Gaia desnuda encima mío. En casa, tranquilos, a nuestro ritmo.

Después de dormir un poco, Arlet se despertó (había dormido durante tooodo el parto!) y mi pareja la trajo a conocer a su hermana. Fue tan mágico que no tengo palabras para describir el momento, simplemente fue nuestro y único.

Y des de entonces no nos hemos separado, Gaia tiene ya dos meses y tengo ganas de escribir como ha sido el post-parto siendo #bimama (¡pronto!)!

Tengo que dar las GRACIAS a tod@s l@s que participaron en el #partkami ya que disfrutar de un parto en casa (y siendo un segundo lo valoro aún más) es la experiencia que más agradezco de mi vida.

Y GRACIAS  l’Equip Mudra, por simplemente cruzarse en nuestro camino un día, y formar parte de el nacimiento de mis dos hijas. Y a Laura y Marta por SER y por ESTAR. Y a mi pareja, por CREER y confiar. Y en Gaia y Arlet por elegirme como madre. GRACIAS!

851 Pintapanxes

Ritual despedida “hij@ único”

Con la inspiración de Esperanza Rubio de Criando y Creando; decidimos hacer el paso de creat un ritual personalizado para la #petitaarlet y así despedir esta etapa de família de cuatro (incluído Tsar)!

Esta tarde lo hemos celebrado, ya que como dice Esperanza, es genial celebrar todos los cambios de etapa y ayuda a una mejor comprensión de lo que esta sucediendo. Así que hemos hecho la coca favorita de Arlet, hemos diseñado juntos nuestro “árbol” familiar, hemos despedido las cosas que hemos disfrutado en verano para dejar paso al otoño, y le hemos regalado un Quiet Book personalizado por Fils Petits.

Que decir, nos ha encantado compartir este momento, le ha encantado todo a Arlet, y yo me he emocionado y podido liberar más la culpa que siento y que me reconecta con mi propio papel de hermana mayor.

Gracias Esperanza, Anna y Universo por permitirnos esta vivencia!

Ritual Bienvenida Gaia – Pintapanxes

En esta recta final de embarazo estamos incorporando una serie de rituales para hacer presentes estos cambios en la vida de todos los miembros de la familia.

El primero es el de Bienvenida a Gaia para darle un sitio en nuestra familia. Lo hemos hecho con Gemma de Pintapanxes, una gran madre y mujer, que ha creado un espacio para mi, para Gaia, y para el resto de familia. Donde hemos disfrutando de una relajante sesión de Pintapanxes con mujeres inspiradoras.

Nos ha servido como regalo para hacer presente a Gaia entre nosotros, para transmitirle lo que nos hace sentir: para mi una emoción de renacimiento y potencia (como las flores del paraíso); para el papa amor verdadero (como el colibrí).

Arlet ha participado y Tura nos ha hecho estas preciosas fotos. No dudéis ni un momento de haceros o hacer este regalo!

Proyecto 33

Este mes de setiembre he decidido dar un giro a mi vida. Empezar a crear des del corazón y hacer simplemente lo que me apetezca. Parece fácil o quizás egoísta, pero así lo siento. Entre muchos de los retos que he empezado, y algunos juntos este mes, tenía en mente el proyecto 33.

Quien me habló de ello fue Alba Juca de Mi Vida con en vegano. Y esta temporada he decidido ponerlo en práctica.

Aquí teneís la web donde lo explica genial! http://proyecto333.org/

Porque he elegido el PROYECTO 33?

En principio por curiosidad.Luego me motivó el tema del minimalismo y el desapego. La necesidad de vivir con poco, de vivir con lo que cabe en una maleta. Realmente necesitamos tanto? Tanto? Pues quería comprovar hasta que punto estava ligada a mi armario. Y sobretodo porque le quiero enseñar a mi hija que menos es más, que reciclar, que reutilizar y que no seguir el consumismo nos hace libres.

Como?

Pensé: será fácil! Y luego me di cuenta de que no era tan fácil escoger solo 33 prendas (incluidos zapatos y chaquetas). Que en realidad tenía bastante ropa, y eso que no lo parecía. Pero me lié la manta a la cabeza y al final me he quedado con esto que veís:

Estas son 30 prendas de mi outfit:

unnamed

Dos tipos de zapatos:

unnamed1

Y mi bolso / mochila:

2u2

Con esto voy a pasar tres meses (contando des de setiembre!), pero no os asusteis! Siempre que se quite una prenda se puede poner otra… Por si me pilla el frío!

Os apetece apuntaros?

#unmesdenopoo

Junto a Alba, de Mi Vida con un vegano, hemos decidido probar un mes de este método sin champús. Para vivir una vida más natural y sostenible.

Os enlazo su post explicando de que va el método ya que es super interesante: http://www.paraveganos.com/2015/08/27/no-poo-o-sin-champu-o-un-reto-para-septiembre-te-apuntas/

Yo y la #petitaarlet lo vamos ha hacer solo con agua! Si os apetece uniros y compartir vuestra experiencia con el método tenemos un grupo en Facebook: https://www.facebook.com/groups/1658771887670523/

Os esperamos!

DIA 0!!

nopo

CAT: El meu part – el naixement de l’Arlet

Amb l’Arlet al meu costat dormint, desprès de 8 setmanes d’haver-me estrenat com a mare, em puc posar davant de l’ordinador per enllaçar les paraules i les emocions que vaig viure en un dia únic a la meva vida: el meu naixement com a mare i el naixement de l’Arlet.

M’haig de remuntar una mica abans del dia del part. Concretament a la setmana 26 de gestació. Aquella setmana tot va canviar. Jo havia portat un embaràs normal, algun fàstic, algun mareig, dolor a l’esquena, però continuava fent la meva vida (que no és poc!) amb el meu ritme habitual… Aquella setmana l’Arlet va decidir que si la mama no parava, ella ja volia sortir. Van saltar totes les alarmes, i tot i que jo no vaig ser conscient del perill que suposava aquesta situació, entre tots els que ens estimàvem, van aconseguir que paréssim.

Va ser un xoc per mi. Vaig trigar dies i setmanes a acceptar aquesta situació, a no enfadar-me amb mi ni amb ella. Però mica en mica, el sol va tornar a sortir de darrera els núvols i vaig poder acceptar aquesta situació com una oportunitat, com un regal.

I em vaig preparar per rebre la meva filla, em vaig dedicar a gestar. Milers d’hores de ioga, de passejades, de converses amb ella, de poder connectar amb altres mamis i futures mamis i d’aprendre.

Però aquesta dolça etapa es va començar a refredar quan s’acostava el dia de part. Primer l’Arlet tenia molta pressa per sortir, desprès va semblar que no volia… I la preocupació va tornar. I si no podem tenir-la a casa? I si no ens vol venir a veure? I si…? Tot eren pors. I llavors, dos dies abans del part, les contraccions van parar del tot.

Vaig sentir desesperació, no podia ser. Per mirar de no enfonsar-me vaig decidir caminar. El dia abans vaig caminar i caminar, fins i tot em vaig trobar la meva llevadora, la Paloma, que em va tranquil·litzar. I caminar… I a la 1pm de la matinada les contraccions van tornar… però encara podia dormir. Estàvem a 40+4 i l’endemà havíem de firmar el paper de la no inducció… I jo dormia.

A les 3pm les contraccions ja no em deixaven dormir. Em vaig aixecar, sentia un dolor diferent, les contraccions eren diferents, i el meu cor sabia que el dia havia arribat! Vaig parlar amb el meu home: “Estem de part Manel, tu dorm d’acord? Jo vaig fent aquí tranquil·la… Cap a les 6h aixeca’t, si no et dic res abans, i esmorza, treu els gossos i comença a trucar a les llevadores.” Com us podeu imaginar, tot i quedar-se estirat, ell no va poder tornar a dormir.

Jo volia dilatar sola, tranquil·la, al meu ritme i començar a connectar amb l’Arlet, amb la seva presència, fer equip. I així ho varem fer. Va arribar un moment en el qual ja vaig perdre la noció del temps, de l’espai, de les persones… En aquell moment només li vaig poder dir a en Manel: “Truca a la Paloma”. I la Paloma (llevadora), encara va trigar a arribar! fins a quars de 9… ella sabia que tot just entrava a la fase de transició. Quan va arribar estava de 6 cm… i començava l’etapa més mamífera que he sentit mai.

 _DSC8097

Però no la recordo bé. Recordo calor, tenir set, ganes de plorar, de riure, cansament, no sabia quina hora era, ni on estava, sentia valentia, emoció, tranquil·litat… Estava dins el meu món, estava donant a llum a la nostra filla, i res més. El món havia parat, l’univers es centrava en el meu melic.

_DSC8052_DSC8056

Desprès em van explicar que havia anat arribant tothom: la Cristina (llevadora) que venia directe d’un altre part, la Marta (la cuidadora nostra, dels nostres gossos i de la nostra llar), la Lu (gran fotògrafa, silenciosa, a la qual no vaig ni saludar perquè no em vaig adonar que hi era fins que l’Arlet ja havia nascut!). I tothom observava el que passava en un ambient tranquil i confiat.

_DSC8060

Jo tenia mans que em confortaven, les del meu home que va fer presència al meu costat, que m’acompanyava; les de la Marta; les de la Cristina que em recolzava; els ulls savis de la Paloma que observaven confiats…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jo m’expressava, i deia una i mil vegades que no podia més… L’expulsiu va ser molt llarg, jo rendida, vaig parar el part de manera inconscient. Creia que l’Arlet no volia sortir, no ens volia conèixer, i vaig abandonar. Però gràcies al suport de tots els que rebien a l’Arlet amb amor, l’expulsiu va continuar, i l’Arlet al cap de poc estava entre nosaltres.

_DSC8121

Foc, molt de foc… i l’Arlet (13.56 de la tarda). No puc explicar amb paraules la sensació de sentir com sortia la meva filla i abraçar-la per primer cop. Ja tenia els ulls oberts i, amb la mirada, sabia que ens coneixíem, i que ens estimàvem.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tothom ens va deixar sols als tres. Vaig sentir un gran amor per la meva nena i pel meu home, emoció, plors… amor. Amor pur i de veritat.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

L’Arlet es va enganxar a la teta de seguida. I amb calma, respecte, tranquil·litat … tots varem celebrar que havia arribat al món.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

GRÀCIES Arlet per permetre que siguem pares i per donar-me aquesta experiència de vida. Gràcies Paloma i Cristina, sou les seves segones mares, l’heu cuidat en tota la gestació i en el seu naixement. Gràcies Marta, sense tu no haguéssim pogut viure aquest moment tan intens tranquils i en pau. Gràcies Runa i Tsar per acollir-nos a la manada; Gràcies Manel, sense la teva presencia, la teva força i el teu amor no hagués pogut ser dona i ara mare.

AGRAÏDA INFINITAMENT.
Marina